Residencial Ñandubay

Un hogar de diálogo y comunidad

Américo Vespucio 1419
Atahualpa

El barrio Atahualpa, la calidez y una apuesta al diálogo tienen lugar en el Residencial Ñandubay, que ofrece un ambiente familiar y de confianza para los residentes.

  • Seguimiento personalizado
  • Diálogo y escucha
  • Enfoque bio-psicosocial

El hogar

En una casa con un ambiente sencillo y familiar, con un cupo para entre 14-15 residentes. Se dispone en dos plantas, caracterizada por tener ventanas en prácticamente todas las habitaciones, así como en las áreas comunes. Aportando luminosidad y conexión con el exterior.

Las habitaciones son compartidas. Cada residente puede llevar objetos personales y de valor sentimental, siendo una forma de apropiarse del espacio y sintiéndolo su hogar.

“En esta casa no hay lujos, hay cuidados” -- Carolina del Arca, psicóloga y titular del establecimiento

Las áreas comunes están presentes en ambas plantas, donde más se hace notar el sentido de comunidad característico del hogar.

Las visitas son bienvenidas, no existe un horario establecido, lo que se pide es respeto por las horas de descanso. La idea es que tanto familiares como amigos, puedan ser parte, estando integrados a esta comunidad, y reforzando la idea de que el residente se sienta a gusto. Y de esta manera también se mantienen al tanto de lo que sucede con sus seres queridos.

El equipo

Somos un equipo pequeño que apuesta a la atención personalizada, al cuidado íntegro.

Nos preocupan los detalles y que el residente este a gusto, brindándoles todo lo que este a nuestro alcance para que se sientan en su casa.

Andrea, Alexandra, Elizabeth y María José son quienes conforman el equipo de cuidadoras que vela por la seguridad y el cuidado de los residentes.

Con 20 años de experiencia en el rubro, transitando por diferentes lugares, desde hace cinco años dos generaciones: madre e hija, Liliana y Carolina, llevan adelante Residencial Ñandubay, logrando que la dedicación y el cariño se vean plasmados en un hogar que se parece a la casa de uno, por la impronta familiar de sus raíces.

El diálogo como terapia

Desde su rol de Psicóloga y Terapeuta Gestáltica de Adultos, Carolina apuesta a la comunicación y al diálogo con los residentes, en el trato con y entre ellos. Busca generar conversaciones, articulando lo que piensan y sienten, sus historias de vida, y su actualidad.

Fomentando de esta manera la integración, el habla y la escucha, lo que se traduce en que cada uno tiene su lugar, su individualidad.

Se toma el tiempo de charlar con cada uno, preguntándoles cómo va su día, cómo se están sintiendo, si hay algo que estén necesitando. Así se va construyendo un lindo vínculo y comprenden lo importante de comunicarse. Esta es una dinámica incorporada en el día a día, siendo una de los pilares del residencial, que se caracteriza por su mirada bio-psico-social, por su cercanía y espíritu familiar.

Talleres

Nos interesa que los residentes puedan llevar una vida muy parecida a la que venían teniendo, sin sobre estimularlos. Y si bien se les ofrece instancias de juegos de mesa, pintura, cartas, y psicotécnicas, entre otras actividades recreativas, queda a plena elección personal.

Carolina como profesional del área de la salud, considera la importancia de la intervención de profesionales de diversas disciplinas tanto sea con los residentes así como también con el personal. De esta manera actualmente y desde hace unos meses están realizando diversos talleres, los integrantes de la Cooperativa de Trabajo Avanzamos Juntos (psicólogos, psicomotricista, musicoterapeuta, maestras y educadoras.) Siendo esta una muy buena experiencia para el Hogar.

Testimonios

"Mi nombre es Laura, mi papá es Julio de 67 años de edad reside en el hogar desde principios del 2017. Mi papá, tiene una patología psiquiátrica que le impide poder vivir de forma independiente, por lo tanto su psiquiatra tratante nos sugiere a mis hermanos - Juan Pablo y Elisa - y a mí que iniciemos el procedimiento para declararlo incapaz y buscar un lugar adecuado para que pueda llevar una vida digna. En ese momento mi papá vivía en Paysandú , yo fui la hija asignada para ser curadora de él, y como era la primer vez que se iba a mudar de su propia casa donde hace años vivía solo, su primer experiencia fue en un hogar en Paysandú. Luego de un par de años allí, tomé la decisión de traerlo a Montevideo para estar más cerca de él. Una colega Psicóloga me comentó que junto a su madre tenían un Residencial hace años. Conociendo a las dos, me género toda la confianza que era el lugar indicado para él. Es así que luego de charlarlo con mi papá, empieza en su nuevo hogar. Lo recibieron de manera muy cálida la dueña y las cuidadoras. Su cuarto es compartido con otro residente. Lo que me gustó más del residencial, es que es una gran familia. Noté que eran alrededor de 10 residentes, en aquel momento, la casa es amplia, los cuartos cómodos, y el lugar impecable en limpieza. Una gran familia a su vez, porque el trato del personal con los residentes es muy cercano y cariñoso. Que es justamente eso lo que buscaba. Calidad en la atención. En estos años nuestra experiencia ha Sido muy buena. Cada vez que mi papá necesita algo, me están avisando inmediatamente, por lo tanto, la comunicación es un aspecto altamente positivo. Cada vez que voy a visitarlo observo el buen trato, además que la cocinera es una genia!! La comida es variada y saludable. A su vez, mi colega, se tomó un espacio para compartir actividades lúdicas con ellos así como el diálogo cercano y acompaña acompañando con lo que el residente habilita. En el caso de mi papá, él es muy introvertido, le cuesta socializar, lo cual es propio de su patología. Si bien, arrancó de esa forma, he notado que se ha abierto cada vez más a las cuidadoras y sobre todo con Carolina, con quién accedió a charlar y salir a caminar en algunas oportunidades. Hace muy poco además hicieron un precioso taller de musicoterapia que se integró tocando el tambor, muy lindo fue eso que ví ahí, todos disfrutando del sonido en conjunto. Y por último, el precioso gesto de festejo de cumpleaños que mi papá lo valoro muchísimo y me dijo "no me esperaba tanto" -- Laura, hija de Julio

"Les voy a contar mi historia desde que mi mamá está en el HOGAR. Mi nombre es Katy y soy hija de ANA, ella se encuentra viviendo en el HOGAR desde el mes de ABRIL de 2014. La llevamos con mi hermana porque, mi hermana, se iba hacer un viaje de un par de meses y como es lógico mi mamá no podía quedarse sola, yo trabajo todo el día y ya habíamos probado con gente para que se quedara con ella en la casa, lo cual no funcionó. La prueba fueron dos meses, pasado ese tiempo, mi mamá, pidió quedarse, dijo encontrarse bien, contenida, siempre acompañada, que no le hacían faltar nada, que estaba contenta y veía que era una solución también tanto para mi hermana como para mí. El HOGAR, yo lo siento de esa manera, es como una extensión de mi propia casa, yo voy a verla muy seguido, voy a toda hora, según el horario que yo tengo libre, y siempre es lo mismo, el ambiente es cálido, cordial, siempre converso con las chicas que allí trabajan, me muevo como dentro de mi propia casa. No es una casa lujosa, pero tienen, que para mí es lo más importante, un grupo humano muy lindo, se preocupan de todos, no les hacen faltar nada, siempre están impecables, los atienden muy bien, los conocen saben las mañas que cada uno de ellos pueden tener y tratan de complacerlos en su medida. En cuanto a la comida, yo la he probado en más de una oportunidad y es sabrosa, es variada. He ido al mediodía y se siente ese olorcito de comida cacera muy rico. Para el cumpleaños de mi mamá, que es en el mes de Febrero siempre organizamos un pequeño festejo el cual es compartido con el personal del HOGAR, cada uno hace algo rico y se comparte entre todos, por parte de mi mamá viene la familia, hijos, nietos, bisnietos y están presentes sus compañeros, con los que comparte el día a día. Yo me siento tranquila desde que ella está viviendo en el HOGAR, sé que no le va a faltar nada, que si necesita médico, ellos se preocupan y llaman para que la vengan a ver, que si hace falta medicamentos nos lo hacen saber inmediatamente, o si le hace falta alguna otra cosa nos avisan, estamos siempre en contacto. Estoy muy agradecida con todo ese grupo humano que lleva adelante esa tarea, la cual no es nada fácil, ya que, lidiar con personas de tanta edad es muy difícil, hay que ser muy especiales y les tiene que gustar el trabajo que realizan sino, sería imposible llevarlo adelante" -- Katy hija de Ana

"Hola, yo me llamo María de las Mercedes, me llaman “Pachuca” y tengo 91años. A esta casa llegué hace unos años –enero del 2015- y vine porque mi médico de confianza me la recomendó. Yo ya no podía ni quería vivir sola, mi casa era muy grande. Así que decidí ir a vivir a una Residencial. Fue así que llegué, por recomendación de mi médico, quién es el médico también de esta casa. Acá me siento en familia, y en casa. Esta es mi casa, así la siento yo. Me siento cuidada y contenida. Mi nieto me viene a visitar cuando quiere y también comparte con las otras personas que viven aquí conmigo. A veces salgo de paseo con él y sus hijos, vamos de visita a lo de mi hija o a lo de mi otro nieto… pero siempre estoy deseando llegar (risas), aunque lo pase bien, pero es eso de llegar a casa… Las muchachas son muy bien, con alguna me llevo mejor que con otras" -- María de las Mercedes

La cooperativa de trabajo Avanzamos Juntos se vincula con el Residencial Ñandubay en abril del 2019 donde encontramos una excelente recepción, además del trato cálido y familiar de cada uno de sus funcionarios. La cooperativa posee integrantes de varias disciplinas y acordamos realizar una intervención en el residencial tanto con los residentes como con los cuidadores de la institución. Fue como se llevaron adelante jornadas de recreación y capacitación, con los objetivos de brindar actividades recreativas y esparcimiento para el adulto mayor, como a su vez reforzar la cohesión grupal y colaborar con herramientas prácticas para la comprensión del adulto mayor como sujeto de derechos, reconocerse como parte de un equipo y lo necesario de la tarea en complementariedad con sus compañeros de trabajo. Destacamos la participación y los efectos tanto en los adultos mayores como en las cuidadoras, donde las devoluciones positivas, los intereses y vínculos generados permiten reconocer lo efectivo de una intervención que ha dejado huellas en quienes formamos parte del proceso" -- Lic. Gustavo Sosa. Administrador

031/2018
Médico en dirección técnica
Psicólogo/a
Personal de administración
Ambientes con iluminación natural
Baños para sillas de ruedas
Talleres de actividades de estimulación cognitiva
Talleres de plástica
Actividades lúdicas (bingo, juegos de cartas, etc.)
Fiestas temáticas y cumpleaños

Completá el formulario para contactarte directamente con este residencial.